Las reflexiones de Juan


lunes, 6 de febrero de 2017

INICIACION



En las especies del cosmos y de los humanos después de cierto tiempo una vez comprendidos los aprendizajes del seno interno del individuo, siempre han precisado la aceptación grupal ya que estas aceptaciones grupales son necesarias para salvaguardar el grupo y al individuo, así que estas aceptaciones grupales bien sean tribales, sociales, mentales o de cualquier índole, están acompañadas de rituales que provienen de las manifestaciones primarias naturales del humano, así pues, todos los humanos sin excepción, buscan en algún momento de sus vidas la integración con el grupo, por tanto, todo acto que conlleve a la aceptación de dicho grupo se le llama rito de iniciación.

Las sociedades avanzadas del pasado tuvieron conocimientos que en las épocas actuales se están redescubriendo, esto hace que muchas de las enseñanzas se asemejen a rituales que son creaciones mentales humanas para comprender la realidad en la que están inmersos, así pues, un humano es iniciado según su grado de comprensión en una materia en concreto, por tanto, no todas las iniciaciones son ritualistas sino una consecuencia de la adquisición de conocimiento que en ocasiones nada tiene que ver con el universo material sino con el universo inmaterial.

Así pues las iniciaciones pueden ser:

- Grupales Tribales
- Grupales Conceptuales
- Grupales Espirituales

En las dos primeras iniciaciones como factor común es necesario el ritual manifestado por actos estructurados y estipulados en canones recogidos a lo largo de la historia, pues están sujetas a las leyes de este universo, así como todas las aceptaciones que conlleven a que un grupo humano mantenga su cohesión que son y corresponden al orden mental, sin embargo, la tercera conlleva no a un ritual por estructuras sino por grados de comprensión, es decir, estas iniciaciones solo pueden ser individuales pues no hay otra forma de manifestación que abarque dicha iniciación ya que estas están sujetas a las leyes cósmicas que mantienen la cohesión de lo creado y de lo que aun esta por manifestarse en las diversas realidades, siendo esto ultimo parte del motor del universo.

Como esta ultima iniciación, la espiritual, no puede ser medida en tiempo ya que carece del mismo así como única y atemporal para la experiencia que esta siendo manifestada, es decir, para la vida creada como cualquiera de las especies del universo, la iniciación espiritual esta dada entonces por el grado de consciencia del individuo que esta manifestada en los diversos grados de la proyección de sus diversos yoes en las diversas existencias, asi pues, no puede ser bajo ningún aspecto ritualizada pues es intrínseca a la misma esencia del ser/mente/cuerpo que habita cada uno de los espacios matriciales dados, ya sea como humanos o cualquier otra raza del universo ya que que cada uno de ellos tienen diferentes momentos de tiempos en este universo, tiempos en los cuales son iniciados espiritualmente como el ser que habita la existencia que recorre un universo determinado, es decir, que no es posible de manera alguna crear un rito igual para todos.

Algunos humanos sabedores de esto y después de lo que llamaremos "la caída" buscaron la forma de que todos y cada uno de los humanos habitantes del planeta tuvieran un ritual para iniciarse en el cósmico siendo totalmente paradójico con su realidad, pues ningún humano puede de manera alguna crear un rito de iniciación en lo espiritual ya que es individual y hace parte de la misma esencia de cada uno de los seres que habitan el universo. Estos grupos de humanos conocedores de esta realidad le han llamado "rito iniciático" donde a través de la manipulación del complejo ser/mente/cuerpo son estandarizados en una misma iniciación lo que conlleva a que seres que no están aun listos para comprender ciertas realidades les sean dadas creando confusión; por tanto estos "Ritos Iiniciáticos" extravían a muchos en el Dogma ya que al no comprender la realidad se aferran a la iniciación mental que solo entiende las leyes de este universo sin despojarlo de la dualidad, anclandose en el eslabón de la ignorancia espiritual cortando de raíz el cambio de su grado de consciencia cósmica a la que tendría lugar. A esto le llamamos Distorsión Cósmica.

Toda iniciación espiritual sin excepción despoja al individuo de cualquier especie en el universo de la concepción dual, desechando el dogma y convirtiéndolo en conocedor de realidades distintas en grados de comprensión y de las leyes cósmicas; así pues, un humano verdaderamente iniciado espiritualmente vera y actuara conforme a las leyes cósmicas sin romperlas por que tendrá el grado de comprensión suficiente para entender la sabiduría infinita, el amor infinito y la mente infinita pasando a convertirse en atributos del ser mismo transformándolo en un verdadero Iluminado.

Centésimo Humano.